Comparte

Washington rindió un homenaje al expresidente fallecido George H. W. Bush con una ceremonia solemne y tributos a su servicio y decencia, mientras los restos del 41 presidente estadunidense fueron colocados en la Rotonda del Capitolio para tres días de luto por parte de la élite política y de los ciudadanos.

Con el ataúd de Bush sobre el Catafalco de Lincoln, los dignatarios honraron al texano cuyas labores por su país se extendieron tres cuartos de siglo, desde la Segunda Guerra Mundial; Bush padre fue presidente de 1989 a 1993 y falleció el viernes pasado a los 94 años.

Despedido en Texas con una salva de 21 cañones, el ataúd de Bush fue llevado a la base Andrews, a bordo de un avión que fue designado como la “Misión Aérea Especial 41”, en honor al lugar que ocupa Bush en la lista cronológica de mandatarios de Estados Unidos.

Los restos del exmandatario yacen en capilla ardiente en el Capitolio, además, se le realizará un servicio fúnebre en la Catedral Nacional de Washington.

Comparte