Comparte

Yin Weidong, presidente de la farmacéutica Sinovac, informó que su vacuna contra el COVID-19, producida por China en cooperación con el instituto brasileño Butantan, se encuentra ya en la última fase de ensayos en adultos a gran escala en Brasil, Indonesia y Turquía, por lo que podría aplicarse masivamente a inicios del año 2021.

Comentó que tienen aseguradas 46 millones de dosis en Brasil hasta diciembre y 16 millones para el primer trimestre de 2021, mientras que un 90 por ciento de los empleados de la empresa china alrededor del mundo y sus familias cuentan ya con sus dosis.

Aseguró también que las pruebas efectuadas en la fase 3 a mayores de 18 años no han mostrado efectos secundarios y la vacuna es capaz de combatir todas las cepas del virus SARS-Cov-2 existentes en el mundo.

Comparte