Comparte

El avión que transporta al presidente de Estados Unidos Donald Trump, aterrizó en el aeropuerto de Stansted, al este de esta ciudad, en medio de un fuerte dispositivo de seguridad y de diversas protestas en el centro de Londres.

Se trata del operativo policiaco más grande desde los disturbios en Londres en 2011 con un costo de entre ocho y 10 millones de libras (entre 10 y 13 millones de dólares).

Su llegada se realiza en medio de una serie de protestas planeadas en la capital británica y en las inmediaciones del palacio y el castillo en los que el presidente Trump sostendrá actividades privadas.

El mandatario arribó a la capital británica proveniente de Bruselas, Bélgica, donde se desarrolló la cumbre de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).

Comparte