Comparte

Fue encontrado el cuerpo sin vida de un joven que fue asesinado el pasado sábado, en la sección cinco de la Unidad Habitacional El Coyol.

El joven, de 22 años, murió tras una discusión entre su ex pareja y dos sujetos mas, quienes ocultaron el cadáver en el departamento de la mujer.

Tras no tener suyas, familiares de la víctima comenzaron a buscarlo y lo ubicaron en la vivienda de la ex pareja, sin embargo, como era propiedad privada, la Policía Naval no ingresó y este martes accedieron al inmueble por una orden de cateo que dio un juez a petición de la FGE.

Los hechos ocurrieron la tarde de este martes cuando personal de Servicios Periciales y Agentes de la Ministerial arribaron a la zona de departamentos dúplex, ubicado en la calle 13, en la Unidad Habitacional El Coyol, del puerto de Veracruz, donde fue encontrado el cuerpo de Francisco M. P.de 22 años, quien era estudiante.

El cuerpo estaba en estado de descomposición y había indicios de violencia en el interior de la vivienda de la planta alta,  donde alquilaba la que fue su pareja Zugey “N” de 28 años de edad.

Sin embargo, por peleas con su pregunta agresora, el finado decidió dejarla y se regresó a vivir con su padre.

Según reportes de familiares y vecinos, desde la tarde del pasado sábado los hechos ocurrieron cuando Francisco llegó a su casa, en el primer piso de las casas cuádruples y a su casa llegó una mujer que fue identificada como su expareja, con quien discutió y presuntamente rompió un cristal en medio de la discusión, luego subió a su casa e instantes después la mujer y dos sujetos no identificados bajaron.

Según vecinos, se escucharon gritos y golpes y observaron cómo dos hombres subieron a una persona en una silla de ruedas a la casa de la expareja en el segundo piso.

Los agresores se marcharon y al llegar el padre del joven descubrió la ventana de su departamento roto y sangre que llegaban al departamento de arriba y llamó a la Policía Naval y a la dueña del departamento que arrendaba la mujer, quien autorizó que pasaran y forzaran la puerta, pero los uniformados se negaron, debido al nuevo sistema penal.

Finalmente, este martes ingresaron al inmueble gracias a una orden de cateo que dio un juez a petición de la FGE, donde Servicios Periciales y Agentes de la Ministerial realizaron las diligencias del caso, levantamiento del cuerpo y su traslado al Forense.

El padre de la víctima afirmó que tras los retrasos de la procuración de justicia, los presuntos asesinos tuvieron tiempo de irse, por eso, exige justicia y castigo a los responsables de la muerte de su hijo.

Comparte