Comparte

En duelo correspondiente a los octavos de final en la Copa Libertadores entre el Santos de Brasil e Independiente de Argentina, fue suspendido al minuto 81 de la parte complementaria, debido a los enfrentamientos entre pseudoaficionados brasileños y policías.

El disturbio se produjo momentos después de que fueran arrojados petardos y bengalas al terreno de juego, incluso algunos hinchas hicieron el intento de invadir la cancha tras la inevitable eliminación de su equipo; ante este evento, las fuerzas de seguridad se vieron en la obligación de intervenir para salvaguardar la integridad física de los asistentes.

Minutos más tarde y a falta de condiciones para celebrar los minutos restantes del encuentro, el colegiado Julio Bascuñán decidió dar por terminado el cotejo, sin embargo, los roces entre uniformados y civiles continuaron momentos posteriores.

El encuentro de vuelta en la ronda de los mejores dieciséis se encontraba empatado a cero al momento de su cancelación.

Comparte