Comparte

Evelyn Román.

Veracruz.

Durante la temporada de fiestas decembrinas, es tradicional romper una piñata con forma de viejo para representar al año saliente y recibir el año nuevo con buenas energías.

Sin embargo, la escasez financiera de las familias ha repercutido en la venta de piñatas, pues aunque se trate de una tradición, hay poco recurso para comprar al viejo.

El señor Fernando García, de oficio piñatero y vendedor en el mercado Hidalgo, mencionó que este año ha sido muy baja la venta de piñatas con forma de viejo.

Señaló que aunque hay piñatas con precios accesibles, la población prefiere utilizar su dinero en comprar comida o básicos para el hogar, por lo que la tradición se deja a lo último.

También reconoció que la prohibición en la venta de pirotecnia repercutió en la venta de piñatas, pues antiguamente la población las rellenaba de cohetes para reventar al viejo.

Pese a las bajas expectativas, el vendedor dijo tener confianza de que para el 31 de diciembre incremente la

Comparte