Comparte

El supuesto atentado contra Nicolás Maduro, presidente de Venezuela, deja dudas, luego de que fuera analizado que el presidente venezolano atribuyó las explosiones a un atentado orquestado desde Bogotá, Miami y por la derecha y lo calificó como un “intento de magnicidio”, cuando la zona de Caracas donde ocurrieron las explosiones, podía llegarse tranquilamente el domingo por los curiosos quienes se acercaban a ver la mancha negra de uno de los edificios cercanos e intercambiaban impresiones mientras desarmaban la tarima, sin cordón de seguridad ni policías de resguardo

Asimismo, en el resto de la ciudad y del país, a pesar del señalamiento del presidente Nicolás Maduro de que intentaron asesinarlo el ambiente era incluso apacible.

Las discusiones sobre los hechos del sábado se concentraron en analizar la veracidad del atentado, no obstante, miembros del chavismo no mostraron su apoyo a Nicolás Maduro, salvo un comunicado leído directamente por el ministro de Defensa, Vladimir Padrino, quien aseguró la irrestricta lealtad de la Fuerza Armada Nacional hacia el mandatario venezolano.

Comparte