Comparte

Un fuerte sismo de magnitud 6.3 sacudió la isla de Lombok, en Indonesia, lo que provocó deslaves en el monte Rinjani y nuevos daños en edificios mientras la región intenta recuperarse de otro terremoto que dejó 460 muertos a principios de mes.

De acuerdo con el Servicio Geológico de Estados Unidos, el temblor, que tuvo su epicentro en el noreste de la turística isla, se registró a una profundidad de 7 kilómetros (4 millas).

Fue perceptible en la vecina isla de Bali y estuvo precedido por otro de magnitud 5.4 registrado minutos antes en la misma zona de Lombok.

El nuevo sismo provocó deslaves en las laderas del Rinjani y escenas de pánico en las aldeas.

Los movimientos telúricos  derribaron motocicletas y causaron daños en edificios del subdistrito de Sembalun, incluyendo en un edificio comunitario que colapsó.

Hasta el momento no se reportan víctimas mortales, señaló el portavoz, quien dijo que las autoridades siguen recabando información.

Comparte