Comparte

Siete policías fueron atacados a tiros y uno de ellos murió tras un enfrentamiento con un sujeto que tenía orden de detención en Carolina del Sur.

En el enfrentamiento, tres policías del condado de Florence y otros cuatro de la ciudad del mismo nombre recibieron heridas de parte del agresor, por lo que fueron enviados a hospitales después de que la policía entró con un vehículo blindado, mientras que el sospechoso se atrincheró en el interior, junto con un grupo de niños.

Después de dos horas de estar atrincherado, el sospechoso, a quien los funcionarios no identificaron, logró ser arrestado.

Comparte