Comparte

Los venezolanos abarrotaron los mercados y las gasolineras ante la inminente reconversión monetaria prevista para el próximo lunes y el futuro aumento del combustible, medidas que preocupan a los ciudadanos pues prevén que solo traerán más caos a el país que pasa por una severa crisis.

Varios billetes de baja denominación saldrán de circulación, incluyendo los del cono monetario anterior al que va a ser sustituido y que aún eran usados en el país.

Los supermercados amanecieron abarrotados de consumidores que, además, deben hacer grandes filas para pagar pues las transacciones con tarjetas de débito o crédito solo soportan un límite que ya fue sobrepasado por la hiperinflación.

El dinero en efectivo es uno de los muchos bienes que escasean en Venezuela, lo que según el gobierno del presidente Nicolás Maduro será solucionado a partir del lunes con la nueva medida que le quitará cincos ceros al bolívar.

Comparte