Comparte


Sally
se debilitó a tormenta tropical tras tocar tierra este miércoles como huracán en Gulf Shores (Alabama), sin embargo continúa  causando “inundaciones históricas y catastróficas” en el sur de ese estado y en el noroeste de Florida, de acuerdo al reporte del  Centro Nacional de Huracanes (NHC) de Estados Unidos.

Sally, que tocó tierra con vientos de casi 105 millas por hora (165 km/h), presenta ahora vientos máximos sostenidos de 70 millas por hora (110 km/h), según un nuevo boletín del NHC.

Las primeras informaciones desde la zona indican que estuvo lloviendo toda la noche y el viento derribó árboles e hizo caer cornisas y otros elementos de los edificios, pero no se ha sabido de víctimas por ahora.

Sally es el primer huracán que toca tierra en ese estado sureño desde 2004.

Comparte