Comparte

Un sacerdote suizo estafó a los feligreses de su iglesia para viajar a Rusia y ver la Copa del Mundo.

El religioso, aseguró que los depósitos irían para actividades de caridad en África, sin embargo, lo utilizó para viajar a Rusia y participar en quinielas porque debía más de un millón de dólares.

Autoridades locales confirmaron que el cura debía 1.4 millones de francos suizos, equivalente a 1.1 millones de dólares.

La Diócesis conocía su gusto por las apuestas y aun así lo dejaron laborar e incluso le ofrecieron ayuda en reiteradas ocasiones para combatir su adicción, pero se negaba a recibirla mientras que los feligreses no estaban enterados de la situación.

Comparte