Comparte

Rusia calificó hoy de «inadmisible» la exclusión de sus tenistas del torneo de Wimbledon, el tercer Grand Slam de la temporada, que arranca el próximo 27 de junio, en castigo por su «operación militar especial» en Ucrania.

«Es inadmisible convertir una vez más a los deportistas en rehenes de intrigas y prejuicios políticos, de acciones hostiles hacia nuestro país», dijo el portavoz de Kremlin, Dmitri Peskov, al comentar en rueda de prensa las informaciones sobre el veto a los tenistas rusos.

«Una vez más, convierten a los deportistas rusos en rehenes de prejuicios políticos, de intrigas políticas (…) Es inaceptable», dijo el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

Es probable que esta medida de exclusión se aplique a todos los torneos británicos sobre hierba de este año.

Comparte