Comparte

El presidente electo de México ordenó que los recursos federales lleguen directo a las familias y sin intermediarios, declaró un delegado que participó en la reunión con Andrés Manuel López Obrador.

Para no triangular los recursos, habrá 32 delegados estatales y 264 delegados regionales, con el objetivo de que el dinero no vaya «a la bolsa de los gobernadores», ni diputados ni alcaldes y tampoco cobren moche por su asignación.

Los enviados presidenciales los han nombrado Delegados de Programas Integrales de Desarrollo, donde en cada estado habrá un delegado general y alrededor de ocho regionales en cada entidad, lo que da un total de 296 y todos tendrán comunicación directa con López Obrador.

Por su parte la virtual Secretaría de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, indicó que los delegados manejarán los recursos que se ha manejado a través de la Secretaría de Desarrollo Social y programas federales.

Comparte