Comparte

Productores de café en la entidad veracruzana, señalan que la instalación de la planta industrial Nestlé es un “proyecto suicida”, porque a corto plazo los gobiernos federales y estatales coordinados con la Iniciativa Privada hablan de beneficios por la inversión, pero a largo será un “Desastre” para la tradicional cafeticultora, informó el investigador de la Universidad Veracruzana, Alberto Olvera Rivera.

Olvera Rivera afirmó que hay una oposición de los pequeños productores de café en Veracruz que se dedican a cultivar la variedad arábiga – clásica de la zona alta de Veracruz y de mayor calidad que la robusta- pero eso no lo ve el gobierno federal y estatal.

Olvera Rivera mencionó que hay una oposición de los pequeños productores de café en Veracruz que se dedican a cultivar la variedad arábiga – clásica de la zona alta de Veracruz y de mayor calidad que la robusta- pero eso no lo ve el gobierno federal y estatal.

El que se instale la planta en Veracruz implica que los gobiernos favorecerán a Nestlé, para que los campesinos empiecen a sembrar el robusta, aun cuando en el mundo hay una sobre oferta de café en el mundo y por eso los precios han caído.

“Esto es que hay más café produciéndose en el mundo que el que se consume. Si hacemos este proyecto de poner otras miles de hectáreas de café robusta en Veracruz, lo que vamos a hacer es que caiga más el precio del café, y que los beneficios para los nuevos productores de café robusta sean mínimos” advirtió.

Finalmente, el investigador señaló que la instalación de la planta Nestlé y orillarlos a sembrar café robusta hará que sus plantíos de arábigo “caigan o terminen de quebrar por completo los campesinos que producen el café arábigo que son los de las partes altas”.

Comparte