Comparte

El mandatario filipino Rodrigo Duterte, quien inició campaña contra el tráfico y consumo de drogas al comienzo de su mandato, expresó su deseo de renunciar, lo que causó nueva polémica que incluye a su vicepresidenta.

El tema inició con la demanda del exsenador Ferdinand “Bongbong” Marcos Jr. y aspirante la vicepresidencia filipina en los comicios de 2016, quien dijo que la ganadora Leni Robredo hizo fraude en su victoria.

Aunque la demanda sigue su proceso, el vocero presidencial Harry Roque señaló que el mandatario renunciará si Marcos gana su demanda, reiterando declaraciones previas de Duterte.

De vencer en la impugnación, el exsenador se convertiría en vicepresidente y entonces Duterte renunciaría, con lo que dejaría el camino libre al hijo de Ferdinand Marcos, quien gobernó duramente Filipinas de 1965 a 1986, para ser el nuevo jefe de Estado.

Comparte