Comparte

La oficina del primer ministro en París, informó que la capital francesa se pondrá en alerta máxima de COVID-19 partir del martes 6 de octubre.

Esto provocará que los bares cierren durante dos semanas y los restaurantes deberán implementar nuevos protocolos sanitarios para seguir abiertos.

Para que una ciudad anuncie alerta máxima, la tasa de incidencia debe superar 100 infecciones por 100.000 entre los habitantes de la tercera edad y 250 por 100.000 entre público en general.

Ahora más que nunca, trabajar desde casa debe ser una prioridad en el área de París, además, las salas de conferencias de las universidades no deben estar llenas a más de la mitad, expresó la oficina de Jean Castex en un comunicado.

Comparte