Comparte

El Papa Francisco insistió a un grupo de 43 obispos de Venezuela que se mantengan siempre junto al pueblo, pese a la crisis económica y política que azota su país.

Justo el día de la Virgen de Coromoto, la patrona venezolana, el pontífice recibió en privado por más de dos horas a los obispos, quienes estos días llevan a cabo su visita “ad limina apostololrum” al Vaticano, una gira periódica de información a los organismos de la Curia Romana y al Papa.

En el diagnóstico presentado destacó la hiperinflación que anula toda la ganancia de los trabajadores, el hambre “que se quiere ocultar”, la falta de medicamentos y la migración en masa, que afecta tanto la unidad familiar como la misión pastoral de la Iglesia.

Comparte