Comparte

El Papa Francisco imploró por la curación de las víctimas de todos los abusos, en su segundo día de su visita apostólica a Irlanda.

El pontífice viajó a Knock, al norte de Dublín, donde se encuentra un famoso santuario dedicado a una aparición del siglo XIX, donde pronunció la oración mariana del Angelus junto a una multitud de aproximadamente 45 mil personas.

En su mensaje, pidió que la Virgen “mire con misericordia” a quienes sufren y volvió a referirse a las víctimas de los abusos por parte de miembros de la Iglesia en Irlanda, como lo hizo la víspera al manifestar su dolor y vergüenza.

Finalmente, pidió a la Virgen que interceda por la curación de todos los supervivientes de abusos de cualquier tipo y que confirme a cada miembro de la familia cristiana en el propósito decidido de no permitir nunca más que estas situaciones vuelvan a repetirse.

Comparte