Comparte

La Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB) reconoció el liderazgo del Papa Francisco por su decisión de aceptar la sorpresiva renuncia del cardenal Theodore McCarrick como miembro del Colegio Cardenalicio.

McCarrick, uno de los más respetados miembros de la jerarquía de la Iglesia católica en Estados Unidos y fue arzobispo de la Arquidiócesis de Washington, presentó en Roma su renuncia la noche del viernes en medio de acusaciones de abuso sexual en su contra.

Además de perder su título canónico, como parte de la suspensión ‘ad divinis’, el Papa excluyó a McCarrick de cualquier ministerio público, así como a observar oración y penitencia hasta que las acusaciones en su contra sean examinadas por un tribunal canónico.

Comparte