Comparte

Evelyn Román

Boca del Río. La escuela primaria “Ricardo Flores Magón” se encuentra en deplorables condiciones desde los temblores ocurridos el mes de septiembre del 2017.

Padres de estudiantes de esta escuela mencionaron que la dirección de espacios educativos de la secretaría de educación de veracruz prometió arreglar la escuela desde enero del 2018, por lo que destinó más de un millón de pesos para arreglarla.

En febrero la obra inició y la dependencia estatal prometió que la obra terminaría en mayo, sin embargo la obra no ha terminado.

Actualmente la escuela está colapsada ya que como parte de la obra demolieron el primer piso del edificio principal y además de que la obra no ha terminado, no parece tener “ni pies ni cabeza”.

Los salones que quedaron están minados de agua, con paredes enmohecidas y bancas, ventiladores y escritorios inservibles por la humedad.

El patio central se inunda y tampoco se ha construido la barda perimetral que les prometieron.

Los preocupados padres de familia lamentaron que las autoridades no hayan cumplido con lo prometido y entre la empresa constructora y la SEV “se echan la bolita” para no acabar la obra.

Además, debido al mal estado de la escuela, gran cantidad de alumnos han desertado, pues pasaron de tener 190 estudiantes a tener 110 ya que los padres temen por la seguridad de sus niños.

Los quejosos solicitaron a las autoridades terminar la obra lo antes posible pues el regreso a clases es el 20 de agosto y reconocieron que seguramente iniciarán el ciclo escolar sin clases pues los niños no tienen un lugar digno para estudiar.

Comparte