Comparte

Organizaciones no gubernamentales denunciaron como electorera y anti-inmigrante la nueva propuesta del presidente Donald Trump para negar la residencia estadunidense a personas que reciban beneficios sociales.

El plan de la Casa Blanca, divulgado a dos meses de las elecciones legislativas del seis de noviembre, afectaría a cientos de miles de migrantes legales que reciben ayuda oficial, como estampillas de comida, y que planean convertirse en Residentes Legales Permanentes.

La propuesta de Trump fue vista como una restricción de facto a la inmigración legal con base en los ingresos porque pondría a los inmigrantes en la disyuntiva de elegir entre recibir beneficios sociales, como comida o ayuda médica subsidiada, o hacerse residentes legales.

Comparte