Comparte

Médicos de Nueva Zelanda dieron de alta al último paciente contagiado por COVID-19, por lo que se declaró al país prácticamente libre del virus.

A pesar de esto, en el país aún se mantienen activos 37 casos de contagios importados, pero comparado con su densidad poblacional, el número de contagios es mínimo.

Debido a la baja de las cifras, se espera que la ciudad de Auckland, la más poblada de la nación, reanuden poco a poco la normalidad tras superar el rebrote de COVID-19, mismo que forzó a las autoridades a ordenar una segunda cuarentena, a mediados del mes de agosto.

Comparte