Comparte

El magnate Paul Allen, cofundador de Microsoft murió en Seattle, tras complicaciones con un linfoma non-Hodgkin; Allen recientemente había anunciado que estaba en tratamiento, por la enfermedad que le fue diagnosticada en 1983, aunque había entrado en remisión.

La noticia fue confirmada en su cuenta de Twitter, con una foto suya y una de sus frases: «Mientras trabajemos juntos, con urgencia y determinación, no hay límites a lo que podemos conseguir».

Mediante Twitter, Allen informó que tenía un linfoma distinto al relacionado con la enfermedad de Hodgkin, y había asegurado que estaba dispuesto a luchar agresivamente contra el padecimiento.

En el mundo deportivo, en 1988, adquirió el equipo de baloncesto de la NBA, los Portland Trail Blazers por 70 millones de dólares y en 1997 adquirió los Seattle Seahawks, equipo de fútbol americano de la NFL, por 200 millones.

Desde antes de salir de Microsoft en el año 2000, Allen comenzó a dedicar su vida a la filantropía y a invertir en numerosos proyectos, hecho que le llevó a crear fundaciones tecnológicas y médicas.

Su fortuna está calculada en 20 mil 300 millones de dólares según la revista Forbes, estando entre las 50 personas más ricas del mundo.

Comparte