Comparte

La Unidad de Fiscalización del Instituto Nacional Electoral (INE) podría sancionar al PRI con 32 millones de pesos, tras detectar que ocultó 23 millones de pesos en pagos a representantes de casilla.

La determinación fue realizada por el INE al comprobar que el PRI aseguró que alrededor del 99 por ciento de sus representantes de casilla iban a trabajar de manera gratuita y desinteresada.

No obstante, la unidad verificó que el PRI ocultó 23 millones de pesos en pagos a dichos representantes, por lo cual la Comisión de Fiscalización del INE, presidida por el consejero Ciro Murayama, analizará los dictámenes de gastos e ingresos de los más de 17 mil 700 candidatos que contendieron a nivel local y federal en los pasados comicios.

Comparte