Comparte

Diplomáticos, religiosos, autoridades de la Santa Sede y miembros de la comunidad mexicana participaron en el tradicional Grito de Independencia en la embajada del Vaticano.

A la reunión acudieron más de 170 invitados, quienes disfrutaron de música, comida y bebidas típicas que se ofreció en el jardín de Villa Ruffo, residencia del embajador mexicano.

El diplomático tomó la palabra antes de dar el Grito de Independencia y explicó los tres colores que conforman la bandera mexicana, los cuales, menciono, tienen “hondo significado” y “se vinculan profundamente con la relación entre México y la Santa Sede”.

Recordó que el verde simboliza la independencia, mientras el rojo simboliza el gran valor de la unión entre todos los mexicanos, quienes la han podido plasmar y la seguirán plasmando.

Comparte