Comparte

Jessica Astorga Carballo, mexicana de 26 años de edad fue asesinada en un apartamento de Lyon, en Francia; su muerte había sido disfrazada, al principio, como un suicidio.

El sábado 11 de agosto, a la familia de Astorga Carballo le notificaron que Jessica había saltado desde una ventana al vacío y un día después, medios franceses reportaron el supuesto suicidio.

Horas después, Labastida Garnier, quien conoció a Jessica en el séptimo semestre de la carrera de arquitectura en la Universidad del Valle de México (UVM), fue señalado culpable de lo ocurrido.

“El suicidio era homicidio”, escribió el medio Le Progrès, debido a que Garnier habría confesado que estranguló a la mexicana, después de intentar cubrir los hechos; tras lo ocurrido, la Embajada de México en Francia expresó su solidaridad con la familia de la víctima.

Un miembro de la Sección Consular se trasladó a Lyon y acompañó a la familia en las primeras gestiones ante las autoridades competentes.

Después de que se realizaron los trámites correspondientes, se autorizó que el cuerpo de Jessica regrese a México.

El homicida se encuentra detenido y el proceso judicial sigue su curso ante el Tribunal de Gran Instancia de Lyon.

Comparte