Comparte

Alfonso Romo, próximo jefe de la Oficina de la Presidencia, reconoció un cambio de postura sobre la Reforma Energética en el sexenio de Andrés Manuel López Obrador.

Señaló que se reunirán con ganadores de las licitaciones petroleras para garantizarles que no eliminarán ningún contrato y ofrecerles simplificar trámites para que aceleren sus inversiones.

Expresó que, si los contratos se cumplen tal y como están, será un buen negocio para inversionistas y gobierno. “El mensaje ha sido claro, el motor de la economía tiene que ser el sector privado”, señaló.

Romo expresó que representantes del nuevo gobierno se reunirán en los próximos 15 días con los ganadores de las licitaciones petroleras, para ofrecerles eliminar la burocracia y simplificar trámites y regulaciones con la finalidad de que puedan acelerar sus inversiones en el sector petrolero.

Comparte