Comparte

Vladivostok, el principal puerto ruso en el Pacífico, recibió hoy al líder norcoreano, Kim Jong Un, en medio de fuertes medidas de seguridad y una gran expectación mediática, pero también de la indiferencia de los ciudadanos.

Según el Kremlin, en la reunión Putin y Kim abordaron las vías para acometer la desnuclearización de la península de Corea y problemas de seguridad nacional, y repasarán asuntos relativos a la agenda bilateral.

El líder del régimen de Pyonyang, nada más cruzar la frontera norcoreano-rusa, se mostró contento de estar en Rusia y adelantó que esta no sería su última visita.

Comparte