Comparte

La actriz regresó a las calles de México a rodar parte de la película Bad Boys a tres años del polémico encuentro que sostuvo con Joaquín El Chapo Guzmán.

Dicha grabación se llevó acabo en un edificio aledaño a la Catedral Metropolitana. Desde muy temprano reflectores, cámaras y grúas con luces tomaron por sorpresa a quienes en jueves santos paseaban por el centro capitalino.

Eric del Castillo, padre de la actriz acudió a visitarla al set. De grabación, a las 16:20 horas Kete abandono el lugar en un automóvil que subió al área peatonal para acercarse al edificio mientras que a las decenas de fans de la protagonista de la serie “Ingobernable” no se les dejo acercar.

“¡Estuve tres horas aquí por nada!”, exclamo una voz femenina.

Comparte