Comparte

Juan Antonio Reyna Vela, joven de 25 años de edad perdió la vista derivado del linfomas de no Hodgkin, un tipo de cáncer provocado por crecimiento descontrolado de las células, lo cual derivó que perdiera la vista.

Para que Juan recupere la visibilidad depende de un tratamiento de quimioterapia que el Instituto Mexicano del Seguro Social debe otorgarla y el cual le fue negado, lo que causó que el cáncer invadiera su cerebro.

Por dicha razón, sus padres decidieron atenderlo de forma particular, se deshicieron de varias pertenencias para poder pagar una serie de estudios y algunas quimioterapias en un hospital privado, las cuales el joven necesita de manera urgente.

A través de redes sociales publicaron un video en donde Juan Antonio pide apoyo para poder solventar los gatos del tratamiento particular, con el cual mejoró su estado de salud.

«Como se dan cuenta, aunado a eso y a las quimioterapias, perdí la vista, pero va a regresar, sin embargo, el tratamiento es demasiado caro, porque reitero, el IMSS no me ha atendido como se debía, pero obvio no me voy a rajar», dijo Juan Antonio.

 

Reyna Vela tenía que ser sometido a una cirugía para que se le realizará otra biopsia. Su padre aseguró que el joven pasó ocho días sin comer absolutamente nada, debido a que tenia que estar en ayunas, sin embargo, el personal del IMMS no programó la cirugía para extraer la muestra que requieren.

La familia del joven gastó poco más de 37 mil pesos en los estudios que, según sus padres, el IMSS se negó a hacerle, por lo que ahora buscan que el instituto les otorgue el tratamiento con quimioterapias para que recupere su salud.

Los médicos le dan a Juan Antonio un 70 por ciento de posibilidades de que venza al cáncer, pero apenas un 40 por ciento de que recupere la vista.

A pesar de que medios de comunicación han querido tener el acercamiento con el enlace de comunicación social del IMSS, Homero Arróniz, hasta el momento no se ha tenido respuesta alguna ante tal situación.

 

 

Comparte