Comparte

Tres heridos fue el saldo de una explosión cometida por un joven de 17 años en el interior de la sede del Servicio Federal de Seguridad de Rusia en la ciudad de Arjanguelsk, en un hecho calificado como un ataque terrorista.

El siniestro se produjo cuando el joven entró en el edificio y sacó de su bolso un explosivo de fabricación casera que estalló en sus manos y le provocó la muerte, además tres empleados del Servicio Federal resultaron heridos.

Las autoridades abrieron procesos penales por el “atentado” y “posesión ilegal de armas” a raíz de la explosión registrada en la sede regional del Servicio Federal de Seguridad de Rusia en Arjanguelsk, según medios locales.

Comparte