Comparte

Autoridades de Italia firmaron un decreto para establecer como obligatorio que el personal de las administraciones públicas muestren sus pasaportes sanitarios desde el 15 de octubre en sus sitios de trabajo, lo cual también será válido en quienes laboran en la iniciativa privada.

Este documento mostrará que las personas han recibido por lo menos una dosis de la vacuna contra el coronavirus, que se ha enfermado del virus o que dieron un resultado negativo horas antes de mostrarlo.

A partir del viernes, todos los trabajadores públicos y privados tendrán que mostrar este “Green Pass”, y en caso de no tenerlo no podrán acceder a su puesto o se enfrentarán a multas de entre los 600 y los 1.500 euros.

Autoridades italianas prevén que esta medida estará en vigor al menos hasta final de este 2021.

Comparte