Comparte

El primer ministro israelí, Naftali Bennett, advirtió que el país se enfrenta a una posible nueva ola del coronavirus ante el alza del número de enfermos, causada por la llegada de la variante Delta.

Las autoridades detectaron ayer lunes 125 nuevos casos, un alza apreciable tras semanas en las que las infecciones diarias eran apenas un puñado.

Más de la mitad de la población ya ha recibido dos dosis de vacuna contra coronavirus.

El número de muertos por Covid-19 permanece de todas formas en lo más bajo. El martes solo se informó de un deceso.

La variante Delta, que apareció en India, es más contagiosa que las otras, indicó Bennett.

Más de mil personas se vieron obligadas a ponerse en cuarentena en Binyamina (norte de Tel Aviv) luego del regreso de viajeros procedentes de Chipre añadió el primer ministro en una rueda de prensa.

Comparte