Comparte

Ascienden al menos a 60 muertos por las intensas lluvias que azotaron el este de Sudáfrica, y no se descarta que la cifra de víctimas siga aumentando ya que los servicios de emergencia continúan trabajando en la zona.

“La fuerza de la naturaleza es así de grande y esto es, en parte, de lo que va el cambio climático, golpea cuando menos lo esperamos”, argumentó El presidente de Sudáfrica, Cyril Ramaphosa

Además, otras regiones como la provincia de Cabo Oriental (sureste) se mantienen también en alerta por posibles lluvias intensas, lo que podría dejar nuevas inundaciones en las áreas costeras de Port Alfred, East London y Port St Johns.

Comparte