Comparte

El presidente indonesio, Joko Widodo, declaró el estado de emergencia a causa del coronavirus pero evitó ordenar cuarantena a los habitantes, pese a la presión recibida en ese sentido.

El gobierno indonesio fue muy criticado por no haber impuesto el confinamiento estricto en las grandes ciudades, como la capital, Yakarta, de 30 millones de habitantes, donde se detectaron la mayor parte de los casos.

Según las estadísticas oficiales, Indonesia registró mil 528 casos de contagios y 136 decesos. Pero muchos consideran que las cifras están infravaloradas, teniendo en cuenta que en el país, de 260 millones de habitantes, solo se efectuaron varios miles de exámenes.

Comparte