Comparte

La final soñada tendrá que esperar hasta fecha indefinida, el decisivo encuentro entre los equipos argentinos Boca Juniors y River Plate por la Copa Libertadores de fútbol de nueva cuenta fue cancelado este domingo por las autoridades de Conmebol.

Alejandro Domínguez, presidente del organismo, confirmó que el esperado evento deportivo quedaría pospuesto porque «no están garantizadas las condiciones de igualdad entre ambos equipos».

«Hay un equipo que fue agredido. Queremos que se juegue cuando existan igualdad de condiciones», argumento el dirigente.

Los incidentes dejaron a varios jugadores con heridas en la piel, astillas de vidrio en los ojos y vómitos, causados por los gases que la policía tuvo que implementar para dispersar a los atacantes.

Antes de conocerse la decisión de Conmebol, Boca había comunicado la voluntad del equipo de cancelar el encuentro, alegando que el capitán Pablo Pérez no estaba en condiciones de jugar.

De acuerdo con reportes de medios locales el presidente de Boca, Daniel Angelici, envió una petición a Conmebol para que se revise los incidentes de este sábado y sean tomadas medidas disciplinarias contra River.

Angelici tomo como ejemplo los incidentes del 2015, cuando hinchas de Boca lanzaron gas pimienta a los jugadores de River, lo cual descalificó a Boca y le garantizó a su oponente el ticket hacia los cuartos de final.

Comparte