Comparte

El huracán Lane se debilitó mientras avanzaba hacia Hawai, pero sigue siendo una amenaza para la vida.

El huracán fue degradado a tormenta categoría 3 el jueves, y posteriormente a categoría 2 el viernes, tras desencadenar lluvias torrenciales, inundaciones y deslizamientos de tierra en partes de la isla grande de Hawai, junto con olas peligrosas y fuertes vientos y las condiciones continuaron este viernes.

Lane ocasionará aún más daños a medida que su centro se acerque a las islas en el transcurso de este día y el sábado.

Si bien no se sabe si las islas recibirán un impacto directo, el huracán traerá «inundaciones repentinas y deslizamientos de tierra significativos y potencialmente mortales», dijo el Servicio Meteorológico Nacional.

El poderoso centro de Lane «se moverá, o se acercará peligrosamente» a partes de las islas de Hawai la noche de este día, dijo el Centro de Huracanes del Pacífico Central.

Comparte