Comparte

Cientos de hondureños iniciaron una caravana camino a Estados Unidos, buscan mejorar su difícil condición de vida, la cual ha empeorado a causa del coronavirus, que ha matado a más de 2,300 personas y detenido la economía del país centroamericano.

Los migrantes, tanto hombres como mujeres acompañados por niños, salieron el pasado 30 de septiembre desde una terminal de autobuses de la ciudad de San Pedro Sula rumbo al puesto fronterizo de Corinto, con el fin de entrar a Guatemala.

La República proyecta el mayor descenso económico registrado en su historia, luego de seis meses de rigurosas medidas de confinamiento que buscan frenar la propagación del COVID-19.

El Banco Central de Honduras (BCH) estima para este año una contracción de hasta un 8% mientras la pobreza azota a un 62% de la población.

Comparte