Comparte

Luz María González Landero, de 87 años, sufrió un intento de desalojo en su vivienda, debido a órdenes de un juez Segundo de Primera Instancia, luego de que su hijo David González y su nieta, Beatriz Gea González ganaran un juicio de acción plenaria de dominio.

Luz María, se negó a salir de su casa porque dice que ella y su mamá criaban porcinos y tenían un expendio de petróleo desde 1960 para poder pagar el terreno y construir la casa; doña Luz fue apoyada por más de 50 vecinos que la conocen y saben que ella trabajó toda su vida para construirla.

La mujer de 87 años no puede caminar, usa andadera y su vista se ha deteriorado con la edad y depende económicamente de su hija Lourdes, conocida como Yuyi, dedicada a trabajar en un consultorio médico.

Comparte