Se desconocía la localización de estos clavos,  ya que habían sido encontrados en 1990.
Comparte

 

ITALIA.

Un grupo de científicos, hallaron un par de clavos con restos de huesos pequeños y madera antigua  por lo que ahora investigan si podrían ser los que se usaron para la crucifixión de Jesucristo.

Dichos clavos, fueron encontrados dentro de una cueva funeraria que data del siglo I en Jerusalén, sin embargo,  no era la misma tumba donde fueron depositados los despojos de Jesucristo, por lo que dedujeron podrían ser  de Caifás,  el sacerdote judío que condenó a Jesús a morir crucificado.

Cabe destacar, que se desconocía la localización de estos clavos,  ya que habían sido encontrados en 1990.

Ante esto, la Autoridad de Antigüedades de Israel (IAA) indicó que no  hay conexión directa entre Jesucristo y los clavos, con la información que se tiene hasta el momento.

Comparte