Comparte

A partir del primer minuto de este sábado, los servicios públicos del gobierno de los Estados Unidos se encuentran paralizados a falta de un acuerdo entre el Congreso y la Casa Blanca sobre el financiamiento del muro en la frontera de México, construcción que, el presidente, Donald Trump, exigió a los demócratas apoyar para frenar la inmigración.

Con el cierre, algunas agencias del gobierno federal y cientos de miles de empleados se verán obligados a estar en licencia sin goce de sueldo y otros deberán trabajar sin paga.

Los demócratas del Congreso y del Senado estimaron que más de 800.000 empleados públicos, sobre un total de 2,1 millones, se verían afectados.

Comparte