Comparte

El primer ministro francés, Edouard Philippe, anuncio una suspensión de seis meses al aumento del 16 por ciento a los impuestos sobre los combustibles, medida que se da en respuesta a las protestas nacionales de los llamados chalecos amarillos, movimiento que pide, pagar menos impuestos y mejorar los servicios sociales de la República Francesa.

Cabe destacar que el aumento de los precios de los combustibles estaba pautado a entrar en vigor a partir del 1 de enero, sin embargo, debido a la ola de violencia suscitada el fin de semana, el gobierno optó por tomar medidas de extrema seguridad para proteger la integridad de las personas y los monumentos como el Arco del Triunfo que hasta el momento presenta afectaciones.

En un intento por detener la peor crisis del presidente Emmanuel Macron, el primer ministro francés anuncio la congelación de los carburantes, así como del gas y la electricidad.

Comparte