Comparte

Evelyn Román
Veracruz. Un indigente falleció sobre la avenida Díaz Mirón entre Cañonero Tampico y Abasolo, en la ciudad de Veracruz.

Comerciantes de la zona detallaron que el individuo en situación de calle y pobreza de alrededor de 60 años, llevaba ya dos semanas vendiendo dulces y chicles afuera de una tienda Oxxo y aunque consumía bebidas alcohólicas no era agresivo.

Sin embargo, de acuerdo a testimonios de ciudadanos que frecuentan la zona, el finado padecía diabetes, lo que aunado a su problema de alcoholismo quizá le ocasionó un paro que terminó en la muerte del individuo.

Al punto arribó elementos de policía naval y policía ministerial, así como del servicio médico forense quienes realizaron el levantamiento del cadáver.

Cabe destacar que no es la primera vez que un indigente fallece en vía pública en la ciudad de Veracruz; un señor en situación de calle falleció hace un mes cerca del parque de la madre ubicado en Madero y Arista.

A lo largo de la ciudad de Veracruz, sobre todo en el centro histórico, hay decenas de indigentes que deambulan en las calles buscando comida entre la basura, mendigando dinero para comprar bebidas alcohólicas y realizando sus necesidades fisiológicas en calles y banquetas.

Aunque durante la administración pasada que encabezó Ramón Poo Gil se intentó apoyar a indigentes con ayuda médica y hogar temporal, la gran mayoría se rehusó a recibir el auxilio.

Sin embargo, ninguna administración municipal ha implementado un programa integral para recuperar la salud mental y física de estas personas y reinsertarlas a la sociedad, pues no existe un centro de apoyo y tratamiento a personas con enfermedades mentales ni en la zona conurbada, ni en ninguna parte del estado.

Comparte