Comparte

Una menor de 5 años perdió la vida y su hermano de 7 años se encuentra en estado grave en el hospital de Coatzacoalcos, luego de que ambos ingirieran pan envenenado que había sido lanzado a su patio con la intención de matar a su mascota.

Los hechos ocurrieron en la comunidad del San Antonio de Soteapan al sur de la entidad cuando ambos hermanos ingirieron un pedazo de pan que estaba tirado en el patio de su casa sin saber que estaba envenenado.

La familia de los pequeños señaló que el pan había sido lanzado por una persona que tenía intención de matar a la mascota de la casa, sin embargo fueron los infantes quiénes resultaron víctimas de esta maldad.

 

 

Comparte