Comparte

Por: Mario Ramírez

Pablo Espinoza Rodríguez, sexagenario y abogado falleció de un infarto fulminante sobre la banqueta del callejón Ocampo entre independencia y cinco de mayo, en el centro histórico, en las afueras del café Catedral.

El ahora finado era asiduo de asistir a esta cafetería y al parecer padecía diabetes, por lo que su estado de salud se había deteriorado.

Testigos mencionaron que el señor al parecer ya se iba del café tras pagar su cuenta cuando de pronto se desplomó en el piso.

Al punto llegaron elementos de policía estatal y cruz roja quienes sólo confirmaron el deceso.

Arribaron familiares del finado quienes no daban crédito al suceso.

 

Comparte