Comparte

Evelyn Román

Veracruz. Las paredes que alguna vez fueron sede del Penal de Allende, ubicado sobre la avenida Ignacio Allende entre Francisco Canal y Hernán Cortés, se han transformado en un refugio de personas con poca solvencia económica para costearse un lugar donde vivir, así como guarida ideal de maleantes y drogadictos.

Al recorrer el expenal de Allende, se puede constatar el mal estado del inmueble pues además del abandono, ahora los malvivientes rompen las paredes y la construcción en general para extraer la varilla y venderla como chatarra para comprar drogas o comida.

Pese a lo lúgubre del lugar, hay una pareja de chatarreros quienes viven en la zona que fue habilitada para la grabación de la película «Atrapen al Gringo», producida y grabada por Mel Gibson.

La pareja, conformada por el señor José Carmen Santos de 57 años e Isabel Castro de 46 años, llevan cuatro años viviendo en un pequeño espacio del inmueble habilitado como recámara, donde tienen un colchón y algunas pertenencias.

El señor, explicó que se dedican a revender plástico y metales, así como chatarra en general, con lo que logran conseguir de 70 a 100 pesos diarios para sobrevivir.

Por su parte, la señora Isabel mencionó que, aunque tiene hijos mayores de edad quienes ya están casados y tienen familia, no la ayudan, por lo que vive al día vendiendo baratijas y bombones de chocolate.

La pareja reconoció que el expenal no es un lugar agradable para vivir pues por la noche ingresan decenas de maleantes quienes se drogan en el lugar y rompen paredes para revender la varilla.

Mientras que en otra sección del inmueble habita «Piolín» y su pandilla, que son un grupo de jóvenes que gustan de la bebida y la droga, pero que aseguran no molestar a nadie y no robar para comprar lo necesario para mantener sus vicios.

Los habitantes del expenal de Allende permanecen guarecidos en el abandono del inmueble y la oscuridad, sin embargo, esta situación no es grata para los ciudadanos que caminan por la zona, quienes consideraron que el espacio debería cerrarse para evitar que siga siendo una guarida de ladrones.

Comparte