Comparte

 

Un volcán cubrió de ceniza gran parte de la isla de San Vicente y el olor a azufre impregnó el aire después de una serie de erupciones.

Esto provocó la evacuación de miles de personas y sembraron el pánico en este pequeño territorio del Caribe. 

El espeso polvo se desplazaba 175 kilómetros hacia el este, comenzando a impactar en la vecina isla de Barbados. 

“Se ha instado a los habitantes de Barbados a permanecer en el interior de sus casas mientras las espesas columnas de ceniza volcánica se mueven a través de la atmósfera», dijo la Agencia Caribeña para el Manejo de Emergencias en Desastres. 

Comparte