Comparte

Evelyn Rom√°n

Veracruz. La laguna El Encanto y las cuatro canchas de futbol r√°pido que tiene este parque ubicado en la avenida Eje Uno Poniente en la unidad habitacional El Coyol se encuentra en deplorables condiciones.

Pese a la belleza de este enorme cuerpo lagunar, el sitio est√° descuidado y es utilizado como basurero p√ļblico, cantina e incluso lugar de romance para parejas.

En los alrededores de la laguna se puede encontrar toda clase de desechos, desde envoltorios de botana hasta condones, latas de cerveza y botellas de licor.

Inclusive la malla ciclónica que fungía como barda perimetral de esta laguna ya no existe, debido a choques que han ocurrido entre urbanos y automovilistas y al descuido general de la laguna.

Quienes frecuentan la zona comentaron que desde hace m√°s de seis a√Īos las autoridades municipales no han invertido en mejorar esta laguna y la unidad deportiva que construyeron en las orillas de la misma.

Hector Barcelata, quien vive en una casa contigua a la laguna, mencionó que el sitio se ha convertido en refugio de maleantes y drogadictos, quienes se refugian en el alto follaje para asaltar a quienes salen a correr o realizan deporte a lo largo de la pista que tiene este lugar.

También lamentó que las cuatro cancha de futbol rápido ya no sirvan debido al abandono, pues las alfombras de pasto sintético están rotas e inservibles, las luminarias no funcionan, las bancas y porterías están corroídas por el óxido y en general el lugar no es digno para practicar deporte.

Al intentar cuestionar a la directora de recreaci√≥n y deporte del ayuntamiento de Veracruz, Alma C√°rdenas Azamar, respondi√≥ que no ten√≠a autorizaci√≥n para hablar sobre esta u otras unidades deportivas ya que el ¬ę√ļnico autorizado¬Ľ es el alcalde Fernando Yunes M√°rquez.

Mientras las autoridades ¬ęse echan la bolita¬Ľ, esta laguna que forma parte del cuerpo lagunas interdunarias de la ciudad de Veracruz y que est√° protegido por leyes federales, contin√ļa como un basurero clandestino lleno de llantas, basura y olvido.

Comparte