Comparte

El expropietario de Gallos Blancos, Tirso Martínez Sánchez, testificó en contra de Joaquín Guzmán Loera, durante un juicio en Nueva York, en donde el colaborador del ‘Chapo’ reveló algunos vínculos del capo dentro del futbol mexicano.

Se reconoció que su trabajo era el de transportista de drogas a Estados Unidos, en donde aseguró que con las ganancias pudo adquirir a varios clubes como Querétaro, Celaya, Irapuato, La Piedad y Mérida.

Se estima que entre el año 2000 y el 2003, el expropietario de Gallos Blancos y otros clubes, adquirió alrededor de 50 millones de dólares por sus trabajos con el crimen organizado.

Comparte